Reto fashionista: convertir la moda en una industria sostenible

Para nadie es un secreto que la industria de la moda es una de las más influyentes y poderosas, debido a su alcance global. Genera un número significativo de empleos, tanto directos como indirectos, y genera altos ingresos. Sin embargo, la sostenibilidad y el cuidado medioambiental inquietan a los artífices de esta industria.

¿Cuál es el costo real del crecimiento de esta economía sobre el medio ambiente?

A pesar de ser un pilar indiscutible de la economía en Europa, también genera una problemática que aumenta a la par del desarrollo de la misma. Y es que, después de la industria petrolera, es la más contaminante que hay en el mundo. Analicemos las siguientes cifras:

30% de la ropa que se genera para la comercialización tiene un índice de vida corto y al cabo de menos de un año termina por convertirse en residuos.


(¡Descubre la prenda más top de la temporada!)


Una pieza de ropa de poliéster puede liberar 700.000 fibras en un solo lavado. Esta fibra textil es un termoplástico que al ser lavado desprende diminutas partículas, las cuales terminan por contaminar el océano.

Las fibras semisintéticas, creadas a partir de celulosa, facilitan la conversión del gas metano, el cual es el principal factor que origina el efecto invernadero.

La buena noticia es que existen diversas alternativas para respetar nuestro más valioso tesoro: la tierra. Y a la vez que la industria de la moda siga ocupando su preciado puesto en la economía global

¿cómo pueden coexistir ambas afirmaciones?

Lo primero que se debe lograr es que los consumidores tomen conciencia del impacto ambiental que generan.

Slow Fashion Next es una iniciativa que se encarga de educar y promover la economía circular, la cual habla básicamente del ciclo de la generación de residuos y cómo este se puede interrumpir en diferentes eslabones para que la ropa pueda ser reciclada.

Ecoalf es una marca española creada a partir de residuos como botellas de plástico y redes de pesca. Personalidades como Richard Gere y Gwyneth Paltrow lo han usado en diferentes ocasiones.


(¡Los mejores tips para lucir a la moda mientras entrenas!)


Donar tu ropa es una alternativa más altruista, ya que se estarían beneficiando aquellas personas que no tienen poder adquisitivo, y minimizarías el impacto ambiental.


Fotografía: Instagram.