pt-¿Eres amante del café? Te interesa leer esto

 ¿Quién no es amante de un buen café? Ya sea en la mañana o a mitad de la tarde. Muchas son las presentaciones, bien sea negro, expreso, cappuccino, late. Pero todas tienen algo en común yesque son ABSOLUTAMENTE DELICIOSAS ¿Qué tiene el café que lo hace tan aditivo? La clave está en su composición química y alto grado de CAFEINA, lo que la hace bebida altamente estimulante.

¿Cafeína, amiga o enemiga? 

Retrasa el envejecimiento: contiene una gran cantidad de antioxidantes, por lo tanto evita la proliferación de radicales libres que conllevan a la muerte celular.

Arterias más limpias: un reciente estudio realizado con 25,000 hombres y mujeres en Corea del Sur, muestra que aquellas personas tienen arterias más limpias, con menos placas de colesterol responsables de enfermedades cardiovasculares.

Reduce la probabilidad de padecer diabetes: bebiendo entre dos y tres tazas de café por día, sea o no descafeinado, estarás evitando esta terrible enfermedad. Combate el estrés oxidativo provocado por esta enfermedad crónica.

Elimina el dolor de cabeza: siempre y cuando el consumo sea moderado ya que actúa como vasodilatador de los vasos sanguíneos del cerebro.

Previene padecer cáncer de colon y recto: el café reduce el riesgo de desarrollar esta grave enfermedad, la cual inhibe la secreción de ácidos biliares, los cuáles pueden ser un factor crucial en el desarrollo de cáncer.

Y ahora, lo que no querías saber:

Insomnio: La cafeína que ingerimos a lo largo del día se acumula en el organismo estimulando nuestro sistema nervioso y bloqueando los receptores de adenosina, lo que conlleva a que aumente significativamente conciliar el sueño.

Acides estomacal: Al igual que los refrescos y las bebidas energéticas que contienen mucha cafeína.

Libera la hormona del estrés: promueve la liberación de cortisol, incrementa el ritmo cardíaco, la presión arterial y los niveles de la tensión.

Desencadena enfermedades renales: Esto debido a que el café afecta la absorción del hierro en tu estómago y en particular en los riñones.

Produce el mismo efecto que las drogas: su consumo excesivo conlleva a el mismo umbral de sensaciones que causan las sustancias psicotrópicas volviéndote adicto.

¡Previene estas y muchas otras más enfermedades! La clave está en consumirlo con moderación.


Fotografía: Instagram.