pt-La pornografía en un mundo hipersexualizado

Estamos viviendo en una era tecnológica, el flujo de información ha hecho que los adelantos tecnológicos lleguen a todas partes del mundo y ha traído consigo grandes beneficios a la humanidad. Por otra parte, estamos hablando de un sistema muy poco regulado donde el acceso a diversos portales pornográficos ha marcado un hito en nuestra vida sexual y sobretodo en los adolescentes ¿De qué manera influye la pornografía en la actividad sexual del adolescente?

Para ello se consultó a un grupo de alumnos de 4º de la ESO del colegio concertado católico Santa María de la Providencia, en Alcalá de Henares (Madrid) donde se tocaron temas de sexualidad para conocer sus impresiones, los chavales abordaron los tópicos con total naturalidad. Algunos mencionaron experiencias personales y otros prefirieron hacer observaciones generales sobre lo que aprenden por comentarios de sus amigos. Pero a la conclusión que se llego es que estamos en un mundo hipersexualizado y la mayor muestra de ello es que cada vez la edad de inicio de la vida sexual es más prematuro. Según la encuesta realizada por la Sociedad Española de Anticoncepción, la edad media de la mujer en su primera relación son 16 años, mientras que sus madres lo habían hecho después de los 20.

La educación sexual no está en el currículum escolar (solo en algunos institutos se enseña una o dos jornadas y generalmente se tratan aspectos anatómicos). Es obvio pensar que los adolescentes buscarán informarse de alguna manera, tomando en cuenta que están atravesando la edad de mayor deseo y exploración que experimentan las personas. Acudir a internet se ha convertido en su manera de obtener respuestas.

Medidas resolutivas:

Se les recomienda a los padres y a los maestros implementar conversaciones más profundas con respecto al tema. También parece importante explicarles lo que es la pornografía y sus fines, hay que abordarlo, no hacer la vista gorda.

El Ayuntamiento de Vitoria ha becado una iniciativa llamado "La porno eskola" es un proyecto iniciado por un ilustrador y una sexóloga que han creado 4 unidades didácticas para explicar la sexualidad a través de la pornografía. Básicamente tratan de "reeducar al consumidor de pornografía", denunciar el sexismo de la industria, destruir sus roles de género y "ofrecer una visión del sexo feminista."


Fotografía: Instagram.