pt-¿Has escuchado hablar del Trastorno Histriónico de la Personalidad? ¡4 tips para mejorar!

La coquetería y el encanto es algo que caracteriza la imagen femenina. Por naturaleza las mujeres estamos compuestas para lograr la atracción del sexo opuesto. Pero ¿Qué pasa cuando esa seducción supera los límites? Existe una patología llamada trastorno histriónico de la personalidad. El Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) lo define como un "Patrón dominante de emotividad excesiva y de búsqueda de atención, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos".

Este trastorno se manifiesta si cumples cinco (o más) de los hechos siguientes:

  • La mujer que lo padece se siente incómoda en situaciones en las que no es el centro de atención.
  • La interacción con los demás se caracteriza con frecuencia por un comportamiento sexualmente seductor o provocativo inapropiado.
  • Presenta cambios rápidos y expresión plana de las emociones.
  • Utiliza constantemente el aspecto físico para atraer la atención.
  • Tiene un estilo de hablar que se basa excesivamente en las impresiones y que carece de detalles.
  • Muestra autodramatización, teatralidad y expresión exagerada de la emoción.
  • Es sugestionable (fácilmente influenciable por los demás o por las circunstancias.)
  • Considera que las relaciones son más estrechas de lo que son en realidad.

El comportamiento de una mujer muchas veces puede tener características anteriormente expuestas. Sin embargo, no debe confundirse con este trastorno para un diagnostico certero consulte un especialista de la salud mental.

De ya haber sido diagnosticada te traemos algunos tips para que junto con tu tratamiento profesional puedas llevar una vida más adaptada:

  • Lo más importante es buscar ayuda profesional para un mejor tratamiento y orientación. Ser constante y seguir las indicaciones del personal especializado.
  • Aprende a identificar y controlar actitudes que sean típicas de este trastorno. Se tú la que controle tus síntomas y no viceversa. Aunque estos son rasgos inconscientes de la personalidad, hazlos consientes disminúyelos y enfréntalos.
  • Desarrolla ejercicios que ayuden a fomentar tu autoestima, valor y respeto propio. No necesitas de otros para ver la gran mujer que eres.
  • Fortalece la seguridad en ti misma y en tus decisiones.  


Fotografía: Instagram.