pt-¡Yo me amo, me respeto y me valoro!

Muchas de nosotras hemos ido por la vida regalando nuestro amor a los demás, sin detenernos a pensar ¿Y yo, me amo? ¿Alguna vez te has abrazado, te has besado, te has felicitado o te has vanagloriado? A lo mejor tu respuesta es sí o a lo mejor no pero si lo comparamos con ¿cuantas veces te has insultado, te has reprochado, te has humillado, te has criticado, te has herido a ti misma?

A lo mejor esto te suena egocéntrico o poco altruista pero como dice Walter Riso "El amor a uno mismo es un dique de contención contra el sufrimiento mental. Amarse a uno mismo no solamente es el punto de referencia para saber cuánto se debe amar a los demás ("Ama a tu prójimo como a ti mismo"), sino que parece actuar como un factor de protección para las enfermedades psicológicas y un elemento que genera bienestar y calidad de vida". Si no nos amamos nosotras mismas, como podemos amar a los demás. Todo comienza en ti. 

Aprender amarte, no es tarea difícil solo tienes que inspeccionarte, buscar y develar la maravillosa mujer que eres. Todo lo que necesitas está en ti. Reconoce tus virtudes y tus defectos, el conocerte es la clave para enfrentar cualquier situación. Identifica tus fortalezas y tus debilidades. Valora y respeta lo que eres y lo que puedes ofrecer. Date la oportunidad de intentar y de reconocer hasta donde puedes llegar y que puedes alcanzar.

Acepta equivocarte, solemos ser muy duras con nosotras misma cuando algo sale mal o no es perfecto, pero equivocarse esta bien y aprendes dos cosa muy importantes que hiciste mal y en que puedes mejorar. Cuídate, tanto física como mentalmente, no permitas que otros te hagan sentir inferior. Defiende lo que eres. 

Ya no te lastimes más, evita palabras o reproches propios que te lesionen, cámbialos por frases que te alienten y motiven. Di que te amas y agradécete todos los días. Regálate cumplidos. Permite hacer lo que te gusta sin culpas. Se tu misma no cambies si no quieres. Acéptate eres maravillosa y nunca lo olvides.

¡Desbordemos el mundo de amor, pero empecemos por el amor propio!