pt-¡Tócate! Prevención ante el cáncer de seno

Entre la población femenina, el cáncer de seno es el la principal causa de muerte y este es caracterizado por un crecimiento descontrolado de células (hipertrofia) formando un tumor que se puede localizar en dientes partes de la anatomía mamaria. El problema radica cuando estas células viajan a otras partes del tejido y hacen metástasis. La segunda causa más frecuente es el cáncer cérvix seguida por el cáncer de colon.

¿Cómo realizar el autoexamen?

Muchas veces esta protuberancia (bulto de células), puede ser palpable. A continuación te presentaremos paso a paso como desde la comodidad de tu hogar puedes descartar la presencia de la tumoración.

Empiece por acostarse boca arriba: es la manera más cómoda para el autodiagnóstico.

Coloque la mano derecha por detrás de la cabeza: con los dedos del medio de la mano izquierda presione suave pero con firmeza ejerciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama derecha.

Palpe la axila estando sentada o de pie: en esta región el tejido mamario se extiende

Presione suavemente los pezones, verificando si hay secreción: repita el proceso en la mama izquierda. Esté cubriendo todo el tejido mamario.

Párese frente a un espejo: con los brazos a los lados.

Mire las mamas directamente y en el espejo: busque cambios en la textura de la piel, como hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja.

Igualmente observe la forma y el contorno de cada mama.

Revise para ver si el pezón está hundido.

También es importante que sepas que tener cáncer de seno no implica que vayas a morir (como muchas personas lo piensan) hay algunos tipos de tumoraciones que son benignas, estos en particular son crecimientos anormales, pero no se propagan fuera de los senos y no ponen en peligro la vida; otros son del tipo malignos (lo que si se extienden). Solo mediante una biopsia se puede determinar el serotipo de la enfermedad.


Fotografía: Instagram.