pt-¡Mujeres Superpoderosas: Trabajo y Familia!

Desde que comenzó la independencia económica de las mujeres de sus esposos, esto causo gran revuelo, ya que las mujeres eran vistas solo con la finalidad de procrear y criar a sus hijos bajo la imagen de sus esposos, pero esto cambio, las mujeres decidieron salir a luchar por sus derechos y lograr su independencia. Tras el pasar de los años aun se sigue observando a la mujer como incapaz de salir a trabajar y ser madre a la vez. Sin embargo, nos hemos encargado de demostrar día con día que podemos con eso y mucho más.

Debido a que aún quedan rasgos de machismo en nuestra comunidad se sigue viendo a la mujer en el ámbito laboral como una traba por su capacidad de dar vida. Silvia Clavería, Profesora de Ciencias Políticas de la Universidad Carlos III expone en una entrevista a 20 minutos en su portal web que "la discriminación de la maternidad empieza a partir de la baja maternal, cuando los empresarios ya prefieren contratar a hombres, y las que se reincorporan sufren un descenso del salario."

Si bien es cierto que el alejarse del bebé apenas unos meses de nacido, suele causar en la mujer sentimientos de culpa, tristeza, inseguridad e inclusive duda de querer volver al trabajo, si se puede hacer y sin necesidad de sacrificar ni tu rol como profesional ni el de madre. Hoy te exponemos 4 tips para equilibrar tu vida laborar y tu maternidad:

Lo primero que debes tener en cuenta es la organización y una planificación personal que te ayude a organizar tu vida. Esto será de gran ayuda para evitar el estrés y que este cause daños físicos y emocionales en ti.

Afiánzate a las redes de apoyo con las que cuentas, delega, en casa al esposo o familiares. Cambia el porcentaje arrojado por el informe "La vida de las mujeres y los hombres en Europa" realizado por Eurostat con datos del Instituto Nacional de Estadística que dice que el 95% de las mujeres españolas son las que se encargan de la crianza y educación de los hijos. Esta es una responsabilidad compartida. Igual en el trabajo, delega funciones a compañeros, el jefe, entre otros. No todo lo tienes que hacer tú.

Recuerda, no importa tanto la cantidad sino la calidad del tiempo que les dediques a tu familia y tus hijos. Trata de que las tareas del trabajo se queden allí y no las lleves al hogar o viceversa.

Inclusive aunque te sientas agobiada, recuerda siempre tener por lo menos unos minutos al día para tu esparcimiento personal. 


Fotografía: Instagram.