pt-¡La edad no es más que un número! ¿Cómo lidiar con la presión social?

La vida humana está dividida en etapas evolutivas que van desde la niñez hasta la vejez. Para nosotras el tema de la edad es una cuestión que nos tiende a preocupar. Las mujeres hemos sido educadas bajo estigmas de belleza e imagen intachable para proyectar. La edad para nosotras representa el envejecimiento, que viene acompañado de cambios físicos, hormonales y conductuales a los cuales nos da miedo enfrentarnos. 

 A cierta edad somos sometidas a presión social con preguntas como ¿cuándo te vas a casar? ¿A qué edad pretendes tener hijos? Y escuchamos comentarios como "te está dejando el tren" "cuando vas sentar cabeza" "se te notan ya las arrugas" y como estos miles de prejuicios sociales que si los tomamos en cuenta nos generan frustración.

Para nosotras, envejecer significa perder oportunidades de trabajo y en el amor. Ana Freixas escritora feminista expresa que "mientras la sociedad mantenga el mito de la juventud, la invisibilidad de las mujeres mayores y la privaciones en el mercado del amor, por el hecho de ser mayores, las personas se verán impelidas a la negación de su edad, como una cuestión de supervivencia personal". Por lo que podemos decir que no es tarea fácil pero no imposible romper estos esquemas ya que empezamos desde nosotras a modificar la sociedad.

Demuestra al mundo que los años son experiencia y sabiduría. Cambia conceptos sociales, cada vez que te pregunten qué edad tienes responde con orgullo y exhibiendo seguridad. Trabaja desde tu sinceridad que un número no describe tu valía, que eres mucho más que tu edad. Que por lo que he pasado no me arrepiento y que cada año ha significado un aprendizaje que puedo transmitir a generaciones de relevo. Vive y disfruta cada etapa de la vida al máximo sin darle campo al remordimiento. 


Fotografía: Instagram.