La neurogénesis en adultos: ¿realidad o ficción?

La neurogénesis es la regeneración neuronal, años atrás se consideraba que las neuronas morían y no se podían recuperar. El cuidado de nuestras neuronas es muy importante, ciertos hábitos como: la ingesta de alcohol, drogas, una vida sedentaria, mala alimentación, un desorden en el sueño, traumatismos en la cabeza, entre otros, afectan directamente la pérdida de estas. Hay estudios realizados en especies animales, como roedores y lagartijas, que expresan la posibilidad de que las neuronas se pueden regenerar en la edad adulta.

Sin embargo, un reciente estudio desarrollado por el equipo de neurobiología de la Universidad de Valencia, realizado por José Manuel García Verdugo, niega la neurogénesis adulta, encontraron que desciende bruscamente en el hipocampo humano hasta niveles indetectables en los adultos.

(Masoquismo emocional: ¿Por qué si nos ignoran o rechazan se vuelven más atractivos?)

El coautor de la anterior investigación, José Manuel García Verdugo, asegura que "Lo que nos enseña este hallazgo es que hay que cuidar el cerebro desde el primer momento. Porque no hay nuevas neuronas, pero sí podemos actuar sobre la gran plasticidad que tienen las neuronas, y para ello es importante la curiosidad y el aprendizaje" también agrega que "las neuronas no mueren por actividad, sino por inactividad."

Mientras se sigue investigando nuestro complejo órgano y se logre avanzar en las investigaciones, es importante que sigamos cuidando nuestras neuronas y para ello es necesario:

Desarrollar hábitos saludables: una alimentación sana y sin excesos trae grandes beneficios a nivel físico y mental, también el realizar ejercicio constante, así sea una caminata diaria por media hora o más.

(¡5 claves para aumentar tu vitalidad!)


Llevar una vida activa: el detenernos no trae nada positivo para nuestro cerebro, sino al contrario es necesario mantenernos activos, ya sea a través de la ejecución de hobbies, relaciones sociales satisfactorias, leer, viajar, entre otros. Las actividades que impliquen aprender y memorizar son elementales.

Respetar los horarios: así como el mantenernos activos es positivos, el descansar las horas adecuadas y respetar nuestro ritmo circadiano también es fundamental para el cuidado de nuestras neuronas.

Fotografía: Instagram.