El apoyo por parte de los políticos al movimiento feminista: ¡más ficción que realidad!

El movimiento feminista ha causado gran revuelo en todos los ámbitos de la vida, y el político no se escapa de esta realidad, diversos dirigentes españoles han exhibido su apoyo a la huelga y la lucha por la igualdad de las mujeres o solo han hecho de este acontecimiento plataforma publicitaria para sus partidos. Lo que nos hace preguntarnos ¿Estas acciones serán realidad o ficción?

Es bien sabido que el partido PP el cual lidera Mariano Rajoy clasifico la huelga feminista como "elitista e insolidaria". Señalando que el 8-M "promueve el enfrentamiento y rompe el modelo de sociedad occidental" asimismo el mismo Rajoy habría declarado que el gobierno no debería meterse en temas relacionados con la brecha salarial y que desde el gobierno se ha hecho mucho por las mujeres, sin embargo, este político hizo aparición dos días antes de la movilización cuando se opusiera a declaraciones realizadas por miembro de su partido y expresara en su intervención en la reunión del senado "No me reconozco en la afirmación de una huelga a la japonesa" ¿Expresando con esto su apoyo? o dándose cuenta que se habían excedido en sus calificativos por lo que no era conveniente y más después de la gran masa de mujeres y hombres que asistieron a la movilización del 8M.

Otro político que nos hace dudar es Pedro Sánchez, que desde el 2015 asegura que el PSOE es "el partido más feminista de España", ha estado presente en todas las manifestaciones del 8 de marzo mientras ha sido secretario general de la organización. Pero algunas mujeres feministas como la Presidenta, Ana María Pérez del Campo Noriega, declara "¡Pedro Sánchez, tiene poco de feminista!" ya que ser feminista no es solo decirlo sino que las decisiones y acciones correspondan con este ideal, cosa que este político no ha sabido manejar y no solo se dice por la foto, fuera de lugar, de la revista Harper's Bazaar donde aparece con esmoquin y acariciado por la mano de una mujer, sino por lo machista de sus decisiones.

Por su parte, el político Pablo Iglesia, el día de la movilización expreso en sus redes sociales que "el 8 de marzo, los hombres tenemos que callarnos y ponernos detrás. España debe ser un país feminista." Poco contradictorio a reiteradas actitudes machistas que los medios de comunicación han hecho saber de este político, como el cartel de su partido hace dos años para la movilización del 8 de marzo en donde solo se observaba su rostro y no el de ninguna mujer cuando el objetivo era enaltecer a la mujer o todas aquella declaraciones y acciones machistas a las que periodistas y mujeres de la política han sido sometidas por parte de este político. Asimismo, durante la campaña para las elecciones de diciembre de 2015, dijo que quería implantar en la política española un "tono de mujer" lo cual significaba "un tono que escuche, que no grite y que tenga al mismo tiempo esa firmeza de las madres cuando defienden a sus hijos". Es decir la típica sumisión y esclavitud de la mujer.

En el caso de Albert Rivera, se autoproclamó "líder feminista". Aunque días antes de la huelga hizo saber que no estaba en acuerdo con ella diciendo "No apoyamos la huelga feminista porque no somos anticapitalistas". Aun así el 8 de marzo, lució un lazo morado y cito a una histórica feminista en las redes sociales lo que para el día de hoy aun crea duda ya que para el diez de marzo bloqueo en el Twitter a la comisión 8M Madrid, propulsoras del gran movimiento.



Fotografía: Instagram.