Día de las Enfermedades Raras: ¿Cómo afrontar la reinserción laboral?

Las enfermedades raras lamentablemente aún evitan el desenvolvimiento de manera regular de las personas que los padecen. Muchas de estas enfermedades se pueden desarrollar de una forma más cómoda con sencillas adaptaciones a la condición padecida, tanto a nivel de infraestructura como de condiciones sociales y laborales. Estos cambios pueden mejorar la vida del sujeto, permitiéndole un mejor desempeño social y laboral.

María del Carmen López Aniorte y Gema Chicano Saura, Profesoras Asociadas de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Murcia, expresan en el debate sobre el futuro del trabajo que las personas con las enfermedades raras deben ocupar un lugar destacado.

Asimismo, estas profesoras agregan en su investigación que "no solo deberá contemplarse el establecimiento de las medidas pertinentes encaminadas a asegurar la accesibilidad universal en los entornos, los procesos, los bienes, los productos y servicios, el transporte, la información y las comunicaciones, conforme a la diversa normativa existente sobre derechos de las personas con discapacidad y su inclusión social, sino que, además, deberá fomentarse el uso de las nuevas tecnologías a través del teletrabajo y otras modalidades innovadoras de prestación laboral."

Para reinsertarse a la actividad laboral y social hay que tener diversos aspectos en cuenta, porque estamos hablando de enfermedades que pueden afectar tanto mental como físicamente a las personas. Te recomendamos: 

 Lo primero a tener en cuenta es estudiar que lugares tanto de trabajo como entornos sociales son las más pertinentes y cumplen con los criterios para el recibimiento de la persona con la afección.

Dar educación sobre la patología a los compañeros o ambiente social en el cual se va a desenvolver para que busquen integrar e insertar en la jornada laboral o social a la persona con la patología.

Ser consiente que debido a la poca difusión e información sobre las enfermedades raras la primera impresión del entorno dependiendo de la afección, no es la más asertiva. Solo a través de la educación el entorno se muestra más receptivo a la integración de las personas con estas enfermedades.

Trabajar psicológicamente a la persona que padece esta afección antes de reinsertarla tanto al mundo social como laboral, prepáralo para las reacciones que puede causar y reforzar sus estrategias y estilos de afrontamiento antes de someterla a este nuevo proceso.

A pesar de la patología que puedas padecer tú o algún allegado la reinserción social y laboral es necesaria para fomentar una mejor calidad de vida e incluso una mejor aceptación de la enfermedad (por tu parte y el por el mundo). Ayuda al mundo aceptar cada vez más rápido a las personas diferentes.

¡Convierte los obstáculos en oportunidades!


Fotografía: Instagram.