Descubre el secreto del éxito de las emprendedoras

Muchas veces lo más difícil para llevar a cabo una idea o proyecto es no saber cómo comenzar. Se pierden miles de ideas por el hecho de no sentirse capaz de realizarlo o por miedo a que este no funcione. Son más los negocios que se quedan solo como ideas que los que se logran efectuar ¿Por qué ocurre esto? en muchos casos son culpables las limitaciones emocionales.

Al emprender se suelen buscar expertos que orienten en diversos ámbitos, especialistas en las áreas en que se va a emprender. Sin embargo, no se busca profesionales que orienten a reconocer, enfrentar y superar las emociones que surgen durante todo el proceso.

Son muchas las emociones que se experimentan durante el emprendimiento de un proyecto profesional y el saber manejarlas es fundamental para el desarrollo del mismo. Daniel Goleman en su libro inteligencia emocional en la empresa, describe cinco habilidades que permiten a los líderes maximizar su rendimiento y el de sus seguidores:

Conciencia de uno mismo: conocer los propios procesos internos, preferencias. recursos e intuiciones. Este incluye tres aspectos reconocer las propias emociones y sus efectos. Las propias fuerzas y sus límites. La confianza en uno mismo.

Autorregulación: manejar los propios estados internos, impulsos y recursos. Este incluye el autocontrol, manejar las emociones. Mantener normas de honestidad e integridad. Aceptar la responsabilidad del desempeño personal. Flexibilidad para manejar el cambio y la innovación (estar abierto y dispuesto paras las nuevas ideas).

Motivación: tendencias emocionales que guíen o facilitan la obtención de las metas. Afán de triunfo, esforzarse por mejorar o cumplir una norma de excelencia. Disposición para aprovechar las oportunidades. Tenacidad para buscar el objetivo, pese a los obstáculos.

Empatía: captación de sentimientos, necesidades e intereses ajenos. Compuesto por comprender a los demás. Ayudar a los demás a desarrollarse, percibir y fomentar aptitudes ajenas. Atender y satisfacer las necesidades del cliente. La conciencia política para interpretar las corrientes emocionales de un grupo y sus relaciones de poder.

Habilidades Sociales: habilidad para inducir en los otros las respuestas deseadas. Incluye: aplicar tácticas efectivas para la persuasión, ser capaz de escuchar abiertamente. Manejo de conflictos, negociar y resolver los desacuerdos. Liderazgo, inspirar y guiar individuos, iniciar o manejar el cambio. Trabajar con otros para alcanzar metas. Habilidades de equipo, crear sinergia grupal para alcanzar las metas colectivas.


Fotografía: Instagram.