Celos sin control: ¡5 tips para evitarlos!

¿Alguna vez haz sentido que una persona te puede quitar algo o a alguien? Lo más probable es que tu respuesta sea afirmativa, ya que desde que somos pequeños solemos defender a capa y espada lo que consideramos de nuestra propiedad.

Los celos más comunes, pero no los únicos, son los que surgen dentro de una relación de pareja, estos se pueden considerar un comportamiento universal. Si se experimentan en determinadas situaciones son normales, pero si se entienden como un comportamiento constante y estable, podríamos estar hablando de celos patológicos, en muchos casos esta emoción es el motivo de disgustos y rupturas amorosas. 5 causas de los celos fuera de control:


(5 Técnicas para decir "no")

Sentimiento de posesión: cambiemos la idea absurda de que la persona que está a nuestro lado es nuestra. Recordemos que son dos seres unidos por un sentimiento, pero esto no los hace uno solo. Cada uno es un ser completo e individual, es relevante entender que el afecto no es exclusivo.

Inseguridades y baja autoestima: los celos suelen ser la representación de nuestras inseguridades, que se reflejan por el poco valor, respeto y amor que nos otorgamos a nosotros mismos. Si fomentamos nuestra estima personal conformaremos relaciones sanas basadas en la confianza.

Experiencias previas: solemos comparar en muchas oportunidades relaciones y experiencias pasadas, ya sean amorosas o familiares y proyectarlas en la persona que tenemos como pareja. Es decir, no porque tus padres o seres queridos experimentaran una relación tóxica, basada en engaños y abandonos, quiere decir que la tuya va a ser así.

Pensamientos automáticos: nuestra imaginación suele volar con mucha facilidad y ante circunstancias imprevisibles solemos agregarles oscuras intenciones. No debemos pensar mal de todo, ni hacer catastrofización o agrandar las situaciones. Es importante que corroboremos la veracidad y realidad de los datos que poseemos.


(¡4 tips para salir de un amor no correspondido!)


Nuevas tecnologías: Las redes sociales y los móviles han facilitado la necesidad de controlar al otro. Debido a las innovaciones es mas fácil observar dónde esa nuestra pareja, con quién se relaciona y con quién no, lo que aumenta el comportamiento celoso.


Fotografía: Instagram.