Atrapadas en la generación sándwich

Pese a los avances en la igualdad de género, en los países latinoamericanos, las mujeres siguen siendo las encargadas de cuidar de sus hijos, padres, suegros y personas con diversidad funcional. El Banco Mundial ha analizado la Encuesta Nacional sobre Uso del Tiempo de México, y señala que el 33% de las mujeres, que tienen entre de 25 y 44 años de edad, dedican 40 horas o más a la semana al cuidado de niños, adultos mayores o personas con alguna discapacidad, mientras que los hombres dedican menos de 20 horas.

Una realidad alarmante, ya que según otras encuestas se incrementa sustancialmente el número de personas mayores. Los latinoamericanos viven y vivirán más, según el informe de Envejecimiento de la población del Banco Mundial, durante los próximos 50 años la población en edad avanzada aumentará de 9 millones a 180 millones. La ONU, en el informe sobre la población mundial, señala que en 2015 la cifra de nacimientos por mujer era de 2,14 y se espera que para 2030 sea de 1,8 hijos por cada mujer. Lo que significa que disminuirá la cantidad de hijos por mujer, y por lo tanto se provocará el envejecimiento de la población.

(Gente tóxica: Identifícales y aprende a marcar distancia)

A las mujeres que se encuentran atrapadas en el cuidado de dos generaciones: pasada (padres, suegros, entre otros) y presente (hijos) se les conocecomo la generación sándwich. Según la encuesta de estrés en América de la Asociación Americana de Psicología o APA, las madres de 35-54 años son personas que balancean las responsabilidades de cuidar a sus hijos y a sus padres al mismo tiempo, presentan más estrés que cualquier otro grupo de mujeres.

Por ello es necesario pensar en medidas que faciliten la vida de mujeres en esta situación:

Activar ayudas económicas para que las mujeres puedan ayudar en este aspecto a sus hijos.

Fomentar una mejor delegación de responsabilidades, educando a los hijos varones para que colaboren en el proceso de cuidado de sus padres e hijos.


(Incels: una campaña de odio y desprecio hacia las mujeres)


También, educar a las niñas para buscar apoyo en su entorno y así no truncar su propia vida por el cuidado de terceros.

Mujeres: ¡los hombres son tan capaces como nosotras de cuidar a sus hijos y padres, compartamos responsabilidades y valoremos nuestro propio bienestar!


Fotografía: Instagram.