8 Consejos para disfrutar el sexo oral

Las relaciones sexuales son mucho más que solo penetración, pues en este existen complementos que constituyen el ejercicio de la función sexual. Uno de estos es la estimulación previa la cual es de gran importancia para el desarrollo exitoso del acto sexual. Dentro de esta estimulación se encuentra la práctica del sexo oral o cunnilingus, la lengua y la boca sirven para algo más que besar. Muchas mujeres se sienten cohibidas ante esta práctica por no sentirse a gustos consigo mismas perdiéndose así toda la diversión, pues ya no más despeja tu mente y ábrete al placer del sexo oral.

La práctica del cunnilingus nos es de gran placer a las mujeres, ya que nos estimula directamente el clítoris, haciéndonos llegar satisfactoriamente al orgasmo. La Comunicación con la persona que estas realizando esta práctica es primordial, pues cada mujer cuenta con zonas erógenas unas más sensibles que otras por lo que tu sexo oral debe estar estructurado bajo tu placer particular. la escritora Sylvia de Béjar propone 8 Consejos e ideas para ti y tu mayor satisfacción oral:

Intenta desconectarte de todo y concéntrate en tu placer.

Ayúdale, indicándole lo que más te gusta. Si no deseas que te estimule directamente el glande clitoriano, díselo. Si, por el contrario, prefieres que lo haga, puedes ayudarle separando los labios menores y tirando del capuchón hacia atrás. Tus indicaciones serán aún más valiosas cuando te acerques al clímax.

Con las manos también puedes mover su cabeza de la forma en que deseas que te estimule: con mayor o menor presión, con un movimiento u otro. No temas exponer que y como te gusta.

¿Qué tal si practicas tus kegels? o ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo (lo podemos sentir al intentar interrumpir el flujo de la orina, al contraer la vagina y al sentir la contracción vaginal contra su dedo).

Juega con tu respiración. Imagina cómo el aire llega hasta tus genitales cada vez que inspires. Hay quien empieza lentamente y va acelerando la respiración para aumentar la tensión sexual.

Decide tú lo que te va. Si te apetece mueve la pelvis y tensa las piernas u otras partes del cuerpo.

Explícale lo bien que te sientes, lo que te gusta que te haga antes, durante y después.

Si no soportas recibir sexo oral, pregúntate por qué y habla con tu pareja sobre ello. No te obligues a hacer algo que te disgusta y si, lo deseas, consulta con un terapeuta sexual.


Fotografía: Instagram.