5 Técnicas para decir “no”

La pertenencia al grupo es un factor necesario para un buen desenvolvimiento social y calidad de vida pero, ¿qué somos capaces de hacer para pertenecer a un grupo social? Muchas cosas que realizamos en nuestra vida, las hacemos para no ser rechazadas, inclusive somos capaces de pasar por encima de nosotras mismas y nuestros gustos. ¿A cuantas les ha pasado que hacen cosas que no quieren hacer solo por complacer a otros?

Decir "no" es una de las cosas más difíciles, porque podemos sentir que defraudamos a otras personas, esto se torna más difícil cuando la persona a la que le tenemos que decir "no" es relevante en nuestra vida. Sin embargo, este es un mal que pasa con los años y la experiencia, al fortalecer nuestra personalidad y carácter. Desde ese momento entendemos el "no" como un aliado para reafirmar lo que queremos más que como un enemigo. Emplear la palabra "no" no significa que eres una persona arrogante, mal educada o egoísta, al contrario significa que sabes poner límites y que tienes la suficiente madurez como para saber qué estás dispuesta a hacer y qué no.

(Fantasías sexuales: ¿hacerlas realidad o no?)


El "no" no tiene que hacerte sentir mal, ni a ti ni a otras personas, el secreto está en saberlo decir de una manera adecuada, hoy te traemos 5 técnicas a considerar para decir "no" :

La educación nuestro mejor aliado: al negarte hazlo de manera amable, sin demasiadas explicaciones (no caigas en justificarte de más porque pierdes credibilidad) Ejemplo:

P:¿me podrías acompañar al banco?

R: no puedo, tengo cosas que hacer.

Congruencia comunicativa: Es importante acompañar nuestra conducta verbal con una buena comunicación no verbal, un tono de voz claro, firme, postura erguida, mirar a los ojos, una expresión amable.

Negociación: es importante identificar si tu negativa es rotunda o en otra oportunidad te gustaría, por lo que dejar la alternativa abierta te será de gran ayuda.


(Más que una injusticia social, un problema de salud pública)


Decir no también significa sí: cuando aprendemos a decir "no" solemos liberar tiempo, tener menos preocupaciones que causen distrés, por lo que decimos "sí" a otras cosas que realmente nos apetecen o importan.

No inventes excusas: cuando hacemos esto las personas suelen buscar alternativas, por lo que la situación se tensa, recuerda es tu tiempo y tú decides. 


Fotografía: Instagram.