¿Soy realmente feliz?

Atribuimos nuestra felicidad a lo que nos rodea, a cosas materiales, a esa persona especial, a conseguir el acenso que quiero e inclusive a nuestra carga genética. Muchas de nosotras confundimos la alegría con la felicidad. La alegría es una emoción que se da por un tiempo determinado que varía dependiendo de los acontecimientos, mientras que la felicidad es un estado de satisfacción y bienestar que perdura en el tiempo. 

Al analizar nuestras vidas hacemos una pausa y nos preguntamos ¿Soy feliz? Frida kahlo menciona que "ser feliz es una decisión que hay que tomar todos los días, no depende de las condiciones de vida que uno tenga, si no, de la actitud con la cual enfrentas los problemas; ser feliz es: decidir ser feliz" ¡tomemos la decisión! Seamos felices de una vez y por todas...

¿Qué necesitas para ser feliz? Lo primero que hay que hacer es decidirlo. Luego aceptarte y valorarte tal como eres. El conocerte te ayuda a reconocer de lo que eres capaz, trabaja en crecer cada día en los diversos ámbitos de la vida. Visualiza los acontecimientos positivamente y no como fracasos.

Plantéate metas, propósitos de vida, que sean alcanzables y se adecuen a tus fortalezas. Rodéate de personas que sumen y no que resten, el bienestar es contagioso. Si tu alrededor está formado por personas que vean la vida de manera más beneficiosa tu también lo veras. Se decidida, haz lo que te gusta hacer, no te niegues a satisfacer tus caprichos de vez en cuando, arriésgate a vivir aventuras, a realizar actividades que siempre has querido pero te has autosaboteado a llevar a cabo.

¡No esperes mas para ser feliz, la decisión la tienes tú!