¿Sospechas que tiene herpes genital? Sigue leyendo

 En muchas enfermedades no se desarrollan síntomas visibles (estado no explicativo viral). La infección se caracteriza por la presencia de llagas vesicantes (ampollas) en el área genital. Y son causadas por el herpes simple tipo 1 y 2 (con más frecuencia).

El herpes es un virus de contacto. En otras palabras a usted solamente lo puede contagiar el contacto piel con piel de una persona infectada. Generalmente a través de:

Relaciones sexuales orales.

Relaciones sexuales genitales.

¡CUIDADO! Incluso puedes contagiarte así tu pareja tenga el virus en estado inactivo.

La mala noticia es que si tienes el virus este no se puede erradicar. Siempre vivirá en tu organismo. Como lo explica la Dra. Sadja Greenwood, médico Obstetra, ginecóloga y profesora adjunta de la Universidad de California; este vivirá alimentándose de las sustancias nutritivas de la célula.

El primer ataque del virus antes de que el cuerpo haya elaborado defensas generalmente es más intenso. Los primeros signos son:

Picazón

Hormigueo

Sensación de ardor

Erupción cutánea leve

Dolor al orinar

Lujo vaginal irregular

Para que finalmente se formen las llagas

En las mujeres aparecen alrededor del área genital, ano, muslos incluso pueden llegar al ombligo.

Tengo la sospecha ¿Cómo lo diagnostican definitivamente?

Los exámenes generalmente se realizan después del primer brote y el Dr. Ordena las siguientes pruebas:

Biopsia a una ulcera o ampolla

Reacción en cadena de la Polimerasa (PCR): examen de laboratorio que amplifica una porción del genoma y busca los antígenos para anticuerpos contra el virus.

Elisa indirecto: examen de sangre en los que se analizan los anticuerpos para el virus. ¡IMPORTANTE! un resultado positivo en una persona que nunca haya tenido un brote indicaría una exposición al virus en el pasado.

El herpes y el embarazo

Las mujeres que tengan lesiones activas al momento del parto deben les deben realizar cesaría. Aunque no implica peligro para la vida del adulto es muy serio en recién nacidos. Las tasas de mortalidad de los niños que nacen con herpes son de aproximadamente el 65% y los sobrevivientes pueden sufrir daño cerebral.


Fotografía: Instagram.