¿Sabías que el 40 % de los europeos no duerme lo suficiente? ¡Conoce las consecuencias!

Así como las recomendaciones para mantener la salud en óptimas condiciones apuntan en llevar estilos de vida saludables, realizar ejercicio, consumir alimentos ricos en nutrientes, también es de vital importancia dormir el tiempo adecuado durante la noche.

Los problemas de sueño son tan graves que el Centro de Control de Enfermedades (CDC) sede en España, lo han catalogado como un problema de salud generalizado, ya que se estima que casi la mitad de la población en Europa no duerme lo suficiente. De hecho el 40% de las personas duerme menos de las 7 horas recomendadas por noche; tomando en cuenta que los adolescentes y los niños necesitan aún más horas de sueño.

Beneficios de dormir bien:

Te hace una persona más feliz: dormir pocas horas durante la noche te arruina el día, de hecho un estudio publicado en la revista Science, realizó un seguimiento a 909 mujeres trabajadoras, el cual indicó que dormir mal una sola noche afectó su felicidad.

Previene enfermedades: siendo el diabetes una de las más incidentes. Al no dormir lo suficiente, los adultos sanos pierden su capacidad de controlar el azúcar en la sangre y cuanto menos se duerme, es más probable que se desarrolle diabetes.

Mejora tu resistencia física: un trabajo realizado por la Universidad de Stanford (EE.UU.) confirmó que los atletas que dormían 10 horas en período de competición aumentaban tanto sus tiempos como su resistencia física.

Tu piel lucirá más lozana: el descansar bien genera la secreción de colágeno y elastina. Por ende la falta de sueño, la depresión, la ansiedad y los problemas crónicos de la piel van de la mano.

Evita las patologías cardiacas: la personas con trastorno del sueño tienen tres veces más posibilidades de sufrir una insuficiencia cardíaca que los que duermen bien a diario. Y esto se debe a que descansar mal se disparan los niveles de estrés y con ello aumenta paulatinamente la frecuencia cardiaca y la tensión arterial. Se sabe que estos factores hacen a las personas más propensas de sufrir eventos cardiovasculares.


Fotografía: Instagram.