¿Sabes qué es una ETV?

 Las ETV, mayormente conocida como "trombosis" han sido objeto de recientes estudios proporcionados por la OMS y sus resultados arrojan que 1 de cada una de cada 4 personas en el mundo muere por trombosis; dicha publicación también especificó que después del infarto agudo al miocardio e ictus es la tercer muerte más común entre las enfermedades vasculares. Un número bastante alarmante, tomando en cuenta las características de la muestra, en su mayoría personas menores de 55 años.

La enfermedad tromboembólica venosa (ETV) en cualquiera de sus formas (trombosis venosa profunda o embolismo pulmonar) se caracteriza por la coagulación de la sangre en el interior de las venas (trombosis) cuya característica particular es que estos trombos consiguen desplazarse y alojarse en otras áreas anatómicas, tal como es el caso del pulmón, pudiendo originar una embolia.

¡Conoce los síntomas!

Hinchazón de la extremidad comprometida.

Dolor quizá solo se sienta al estar de pie o caminar.

Elevación de la temperatura local.

Enrojecimiento o alteraciones del color de la piel de la pierna.

Edema.

Pesadez.

A pesar de que es una condición rápida de especificar según la naturaleza de los síntomas en relación al área, el problema radica en que muchas personas no consideran a la trombosis como una enfermedad de alto grado de peligro, cuando los números dicen lo contrario. Simplemente hacen caso omiso y allí es donde la enfermedad prosigue y aumenta el rango de morbilidad.

Recomendaciones:

Evita el sedentarismo: mantente en constante actividad física, que el ejercicio forme parte de tu vida diaria ya que este habito trae innumerables beneficios para tu salud.

Mantén una dieta balanceada: ya que las personas obesas tienen un riesgo mayor de sufrir procesos arteriales y venosos.

Activa tus piernas: si duras mucho tiempo de pie o sentada intenta hacer pausas para que movilices tus extremidades, de esta manera también mejoraras el retorno venoso.

Evita el cigarrillo: fumar favorece la formación de trombos arteriales y venosos. Sus tóxicos se trasladan a través del torrente sanguíneo y reducen el oxígeno haciendo la sangre más espesa.


Fotografía: Instagram.