Cerebro: ¿Principal órgano sexual? 

Te apuesto que en lo primero que pensaste fue en los genitales. Si consideras que la sexualidad solo se encuentra en esta área de tu cuerpo, estas muy equivocada. El cerebro juega un papel fundamental en el ejercicio de la función sexual. De este órgano dependen las reacciones que tenemos en el acto, desde la atracción, el deseo sexual, pasando por las sensaciones fisiológicas, hasta la culminación de la actividad. Es decir, que el cerebro se puede considerar el principal órgano sexual.

(Sexo anal: ¡10 aspectos a tener en cuenta!)

La escritora del libro "Tu sexo es Tuyo", Sylvia de Béjar, expresa que "el sexo empieza en el cerebro" y para poder disfrutar de nuestra sexualidad al máximo, es necesario liberarnos del corsé mental. Al contrario del hombre, la mujer necesita mayor estimulación mental que física para poder alcanzar el punto más cumbre del placer, debido a que el disfrute del acto sexual para nosotras dependerá del estado en el que se encuentre nuestra mente en el momento.

Hoy te traemos 4 recomendaciones de la autora para liberar al principal órgano sexual, el cerebro:

Escúchate a ti misma (y sobre todo quiérete): es importante que te explores y te descubras, entra en contacto con tus deseos y sentimientos. Identifica ideas o prejuicios que puedan interferir con tu propio placer, es importante que la decisión de como vives tu sexualidad la tomes tu y no la sociedad.

Mantente informada, cuestiona todo y aprende: El no saber y reconocerlo permite expandir la mente y los conocimientos, lo que no sabes pregúntalo e investígalo, no des por sentado que ya sabes todo sobre el acto sexual. Esto te coartará de experimentar y liberar cada vez más tu cognición.

(¿Conoces las 4 etapas de tu respuesta sexual?)

Practica, juega con la imaginación y elige: la teoría es necesaria, pero lo que fomenta y fija los conocimientos es la práctica de los mismos. Por ello atrévete a probar, experimentar e innovar. Agrega tu toque personal y junto a tu pareja crea tu estilo propio de sexualidad.

Desafíate y permítete tropezar: Errar es de humanos por lo que si no sale bien aprende del error y corrige. Equivócate pero no te cohibas, solo terminarás arrepentida de no haber vivido lo que deseabas.


Fotografía: Instagram.