¿El estrés engorda?

 Si sientes que la ropa te queda más ajustada y que has estado bajo constante presión en los diferentes ámbitos de tu vida, puede que estas variables estén interrelacionadas entre si y que ese aumento inexplicable de peso sea producto del estrés. Este se genera como una reacción fisiológica ante estímulos; en otras palabras el estrés es un estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal; suele provocar diversos trastornos físicos y mentales.

El estrés no se considera bueno pero tampoco malo, varía según su intensidad, la frecuencia y sobre todo como lo gestionamos. Así lo reporta Guillermo Fouce, profesor de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en su más reciente estudio asegura que más de 12 millones de personas en España sufren o han sufrido de estrés.

Estrés y obesidad

El experto asegura que este puede ser el punto de partida para descifrar la causa de la pandemia de sobrepeso que prevalece en esta región. La incidencia ha venido en aumento los últimos años; se estima que sobrepeso ha alcanzado a un 60% de la población, según la Revista Española de Cardiología.

Otros antecedentes

Así mismo una investigación reciente publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, en un estudio de campo de alto nivel, donde participaron más de dos mil persona en edad productiva, arrojo los siguientes resultados: a través de la comida conseguimos aliviar o evadir sensaciones negativas; y que generalmente optemos por un determinado tipo de productos (altamente calóricos) viene dado por aspectos gustativos (suelen ser más deliciosos y llaman más la atención). Las personas que hacen dietas evitan estos alimentos y por tanto incrementan su deseo por ingerirlos. Además ciertos alimentos generan respuestas bioquímicas que desencadenan la secreción de hormonas que generan saciedad y calma, tal es el caso del chocolate. Alto en calorías pero efectivo para contrarrestar la depresión.