¡Estrategia psicológica para desarrollar el hábito de ahorrar!

¿Te has detenido a pensar lo que podrías lograr si desarrollas disciplina en el ahorro? Estabilidad económica, salud financiera, libertad posterior para desarrollar actividades de nuestra preferencia, tranquilidad económica, madurez, disciplina, control emocional, control ante imprevistos y solidez en el futuro, esta y otras son las ventajas de ahorrar, entonces ¿qué esperas para desarrollar el hábito de ahorrar?

El ahorro ofrece más beneficios que desventajas, mientras un día te abstendrás de obtener un gusto o un capricho, más adelante podrás dártelos sin remordimientos. La escritora del libro Tu Llave a la Libertad Financiera, Esmeralda Gómez, expresa en su blog que "El ahorrar es el hábito previo a la inversión que debes dominar para alcanzar la libertad financiera. Sin el arte de ahorrar quedaras atrapado en el gasto de los ingresos que percibes." Definitivamente, la historia de muchas, gastos que generan deudas infinitas de pagar, pero no te preocupes, nunca es tarde para aprender a ahorrar. El ahorro requiere de disciplina, voluntad y decisión. Por lo que hoy te traemos 3 estrategias para desarrollar el hábito del ahorro:


(Las nuevas generaciones: mentores de los veteranos)


Tomar la decisión de instaurar el hábito del ahorro en tu vida: entiende el ahorro como un beneficio para tu estabilidad y no como un deber. Es importante que hagas de esto una rutina y cada vez que recibas dinero tomes la decisión de destinar un porcentaje al ahorro.

Autocontrol: acostúmbrate a tener dinero y abstente de gastarlo. Para desarrollar el hábito del ahorro, es importante que siempre tengas dinero en casa o contigo, desafiándote a ti misma a la tentación del gasto. Repítete en voz alta el por qué y para qué estás dispuesta a ahorrar, inclusive hazlo cuando estés a punto de caer en provocación. Por otra parte, antes de realizar un gasto, detente a pensar si es necesario para tu vida y qué impacto tendrá en tu economía. Para ahorrar es relevante identificar qué gastos son necesarios y cuáles no lo son. Eso no significa que sacrifiques tus gastos necesarios para vivir, el secreto es el equilibrio.

Visualiza el futuro y ponte metas: imaginarnos nuestro futuro y plantearnos que queremos en el, nos ayudará a mantener la disciplina y a determinar si el camino es el ahorro. Establece objetivos y estimula a tu mente a observar este hábito como algo positivo y no como un sacrificio. 


(¡4 tips para conseguir la salud financiera!)


Fotografía: Instagram.