¡4 tips para conseguir la salud financiera!

En nuestra vida hemos escuchado, leído y aprendido sobre cómo cuidar nuestra salud, física y mental pero ¿Cuántas veces has escuchado hablar de salud financiera? E inclusive ¿Qué se entiende por salud financiera? La salud financiera es un término que significa tener una economía de superávit, es decir, la cantidad de ingresos superan a los gastos, ingresos suficientes para cubrir necesidades básicas, ahorrando para el futuro. Alcanzar esta meta no es trabajo fácil, ni rápido, pero todo logro requiere sacrificios. Hoy te traemos cuatro aspectos a tomar en cuenta para tener una buena salud financiera:

La educación es la clave principal: El desconocimiento nos lleva tomar decisiones que nos perjudican, por lo que abrirse al conocimiento y al aprendizaje de temas de interés como nuestro bienestar económico, nos ayudara a tomar decisiones acertadas para lograr prosperidad. Lo que no sabemos podemos aprenderlo, nutrirnos sobre información financiera abrirá cada vez más el umbral para alcanzar estabilidad y salud económica.

Cambiando esquemas mentales: para nadie es fácil organizar los ingresos, a consecuencia de que hemos sido criados en una sociedad consumista, donde nuestro consumo es más innecesario que de provecho, por lo que debemos reestructurar nuestras prioridades. Para lograr salud económica es necesario querer tenerla, haciendo de esto un trabajo de voluntad y motivación, recordemos el querer es poder. Este tipo de cambios de conducta, en cuanto al manejo del dinero suele tomar tiempo por lo cual no debes ser impaciente.

Ahorrar, el camino a la prosperidad: La salud financiera comienza con mantener siempre dinero, por lo que ahorrar es elemental para lograrlo. Es importante planificar, organizar y tomar decisiones. Planificar los gastos mensuales, organizar por prioridad y liberar gastos, decidir de cada ingreso guardar un porcentaje según tus necesidades prioritarias; es relevante evitar excesos y desarrollar disciplina en el ahorro.

Controla los gastos: En la planeación de las finanzas es fundamental definir objetivos, fijar plazos y prioridades, sólo así se conseguirá mantener controlados los recursos y se evitará un desbordamiento del gasto. La escritora y economista, Esmeralda Gómez, explica que es importante no endeudarse por encima del 35% de los propios ingresos. No cometas el error de recurrir a la deuda para satisfacer tus deseos.

Fotografía: Instagram.